Presentando propuestas visuales con Stylescapes

Historias doscerebros

¿Alguna vez te ha pasado que tu diseñador o estudio de diseño te ha llevado del briefing al boceto y diseño de un salto mortal? o, en el mejor de los casos, ¿te han enseñado un Moodboard precioso y en el siguiente paso te han mandado un logo o una web con la que no te sentías nada cómodo?

Hoy hablamos de una pieza poco conocida y super valiosa, para ti y para nosotros. Una parte del proceso de diseño que aprendimos gracias a TheFutur.

 

¿Qué es un Stylescape?

Se trata de un paisaje de estilo. Una propuesta visual que permite materializar las ideas del proyecto en una dirección concreta sobre la que trabajar el diseño.

Esta pieza es el punto de partida y sirve de inspiración para el desarrollo visual de la identidad de una marca, de un producto digital, de una web y de cualquier trabajo de diseño. Los Stylescapes son una presentación que combina los conceptos definidos, con imágenes, colores, tipografías, texturas y composiciones. Se utilizan para plantear ideas y propuestas de identidad visual, generando un documento de inspiración alineado con la esencia del proyecto.

 

¿Cómo te ayudan los paisajes de estilo?

Son una parte imprescindible en el proceso de los proyectos de diseño.

Después de las primeras conversaciones y varias sesiones de descubrimiento, con un trabajo participativo entre el cliente y el estudio. Conforme avanza el proyecto, las ideas se van concretando.

Los objetivos quedan mejor definidos y todos los conceptos van saliendo a la superficie. Es así como conseguimos tener una base sólida sobre la que empezar cualquier proyecto.

Una vez lanzadas todas las preguntas, recogidas las respuestas, despejadas las dudas y ordenados los conceptos, estamos preparados para abordar la fase de diseño.

Primero con una búsqueda de referencias para, después, pasar a crear los Moodboards. Es en este momento donde entra el Stylescape al escenario. Para crear una suave transición entre los moodboards y el trabajo final.

Con la presentación del paisaje visual conseguimos saber (y ver) si es eso en lo que estamos pensando tod@s. Dejamos de imaginarnos el proyecto para empezar a verlo en realidad. Así es como realmente se pueden escuchar todas las opiniones, comprobar si estamos alineados y conocer el mejor camino a seguir.

 

Resumen:

Los Stylescapes se han convertido en una herramienta genial para los clientes y los diseñadores porque:

  • Facilitan el progreso general de los proyectos.
  • Reducen las sorpresas y las rondas de cambios.
  • Ayudan a estar más involucrados en el proceso.

 

Y se basan en 3 puntos claves:

 

Realizan un recorrido conceptual y visual de la esencia de marca.

Todo lo que se trabaja en los workshops, las conversaciones, los cuestionarios y los contenidos del Brand Book.

 

Son una aplicación de la identidad visual.

Definiendo los conceptos y aplicándolos a una propuesta de lenguaje visual basado en una idea de logo, tipografías, colores, imágenes y composiciones.

 

Suponen el punto de inflexión de lo intangible a lo material.

Planteamiento de las ideas anteriores con la visión puesta en los objetivos del proyecto, ya sea un trabajo de branding, una web o cualquier proyecto de diseño.

 

Hay que tener en cuenta que no es un documento final, no es un catálogo ni un cartel. No lo mires como un producto. Es sencillamente un paisaje donde reconocerse e identificarse, un boceto desde donde irán apareciendo las aplicaciones de la marca en todos sus posibles puntos de contacto con la audiencia.

 

Un abrazo y buen finde!!

doscerebros conversaciones

¿Tienes un proyecto en el que creas de verdad? ¿Alguna idea loca? ¿Quieres hacernos un regalo? ¿Preguntarnos algo?