4 objetivos para tu página web

Historias doscerebros

No hay duda que la página web es un activo necesario para cualquier empresa. Sin importar el ámbito de tu negocio, ya sea local, pequeño, mediano o una organización multinacional, tu página web supone un punto de contacto clave con tu audiencia. Hoy te hablamos de los 4 objetivos fundamentales que debe cumplir cualquier página web.

1. Branding

El primer objetivo, y en nuestra opinión el más importante de todos, es que debe servir para que tu marca sea reconocible.

Para conseguir que tus esfuerzos en branding merezcan la pena tienes que aplicar a tu página web dos conceptos fundamentales en toda estrategia de marca: Claridad y Consistencia. Sólo de esta forma, llegarás a construir una marca que sea recordada, respetada y darle credibilidad a todo lo que comunicas.

En este sentido, y para generar mayor valor de marca, el camino adecuado es aplicar a tu web los elementos fundamentales de tu marca, de forma uniforme y coherente.

 

Valores y propósito

Qué representa tu marca, por qué existe tu negocio. 

Tu propósito es uno de los pilares de cualquier marca y comunicarlo de forma clara y concisa te ayudará a que tu audiencia conecte contigo y se identifique con tu marca en un nivel emocional.

Los valores son el eje sobre el que actúa y se mueve tu marca. Con qué se identifica y cómo se comporta, la manera de hacer las cosas para conseguir su propósito. Los valores van a guiar la experiencia que tengan contigo tus clientes y el resto de tu audiencia y por ello es importante reflejarlo en tu web.

 

Personalidad

Además del “por qué” y el “cómo“ tu marca hace lo que hace, dentro de tu estrategia de marca está la definición de su personalidad.

Las características emocionales más humanas asociadas a tu marca, cuál es su forma de ser, es lo que te diferencia de tu competencia y te conecta emocionalmente con tu audiencia.

Tu página web debe ser un fiel reflejo de esa personalidad en todos los sentidos y si has trabajado este punto en tu estrategia de marca, estarás preparado porque tu identidad visual y verbal será coherente con tu personalidad.

 

Identidad Visual

Entrando ya en el terreno visual, tu página web debe ser consistente y mantener todas las características visuales de tu marca.

Empezando por el logo, que es el elemento identificativo que te representa y permite reconocerte a primera vista. Y para apoyar esa coherencia, necesitas tener una versión del logo que te permita utilizarlo como icono en tu web.

Para continuar con la identidad visual, tu web debe utilizar las tipografías corporativas y la paleta de colores que tengas definidas en tu manual de estilo.

Es igualmente importante mantener siempre el mismo estilo de imágenes que uses en todas tus aplicaciones de comunicación y marketing. Ya sean fotografías propias o de banco de imágenes, ilustraciones, iconos y demás elementos visuales.

Por último, necesitas seguir manteniendo la claridad y coherencia en el mensaje que transmites. No solo cómo lo dices, sino qué es lo que estás diciendo. Y esto enlaza con el siguiente objetivo de tu página web: comunicar lo que ofreces.

 

2. Comunicar lo que ofreces

Ahora toca hablar directamente de las propias palabras que utilizas. Teniendo un propósito, unos valores y una personalidad, ya estás en posición de crear tu propia voz de marca y hablar con tu propio lenguaje.

Tu audiencia debe tener claro en todo momento qué le estás ofreciendo y cómo les va a beneficiar. Por este motivo es importante tener un objetivo en mente y orientar a tus usuarios para que lleguen a ese punto de una forma sencilla, coherente y sin demasiadas distracciones. De lo contrario terminarán abandonando tu página.

Con todo esto en mente, es momento de comprobar que tu marca está utilizando sus propias palabras, frases, voz, tono. Tu página web debe reflejar tu voz de marca en todos los títulos, descripciones, llamadas a la acción, publicaciones del blog, mensajes de error o alerta o cualquier otro texto que aparezca en ella.

 

3. Captar clientes

Este objetivo puede variar mucho dependiendo del tipo de página web que tengas y del sector en el que se encuentre tu negocio. Puede ser que quieras vender directamente, generar contactos interesados para una venta futura, cerrar citas o tener reservas para una fecha concreta, etc.. Lo que no varía es que tu web debe ayudarte a captar clientes.

Aquí, los dos objetivos anteriores (Branding y comunicar lo que ofreces)  son fundamentales, porque van a transmitir tu marca, tu oferta y propuesta de valor de forma coherente y consistente. Y esto te permitirá ganar credibilidad y confianza ante tu audiencia.

El otro aspecto fundamental que te va a permitir alcanzar este objetivo es el diseño de la Experiencia de Usuario (UX). Se trata de proporcionar a los usuarios de tu página web una experiencia que les permita conseguir lo que estaban buscando. 

A través de una correcta estructura de contenidos, facilitando la navegación por las distintas secciones y permitiendo acceder a los contenidos en los mínimos pasos posibles conseguirás captar más clientes, porque su experiencia en tu web habrá superado sus expectativas y el valor percibido habrá aumentado.

 

4. Optimizar el Rendimiento (WPO)

Este último objetivo, el rendimiento de tu página web supone un factor cada día más decisivo, que incide directamente en la experiencia de usuario y el posicionamiento en los motores de búsqueda.

Aquí entra en juego la parte más técnica del desarrollo web, ya que se trata de optimizar la velocidad y reducir los tiempos de descarga y visualización de tu página web en el navegador de los usuarios. Estos aspectos pueden provocar el aumento de la tasa de rebote, problemas de acceso y visualización desde dispositivos móviles y penalizaciones en los motores de búsqueda.

 

Conclusiones

Si tu marca tiene una web y no cumple ninguno de estos objetivos de forma clara y eficiente, es un buen momento para plantearte un cambio importante, rehacerla de nuevo y beneficiarte de las ventajas que te aportará abordar ese proyecto con estos 4 objetivos en mente.

En el caso de que tengas una página web para tu negocio y algunos de estos objetivos no estén definidos o cumplidos, lo más aconsejable es que realices una auditoría de tu web para comprobar los aspectos que están funcionando y los que no. De esta manera podrás realizar modificaciones, sin tener que realizar el proyecto completo.

Por último, si tu empresa u organización no tiene aún una página web, no dejes pasar más tiempo. Ha llegado el momento de empezar a trabajar en ello y estos 4 objetivos te van a ayudar mucho a la hora de hacerlo, tanto si decides hacerlo por tu cuenta como si consideras preciso contratar un freelance, estudio o agencia.

The End

¿Te ha ayudado? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
doscerebros conversaciones

¿Tienes un proyecto en el que creas de verdad? ¿Alguna idea loca? ¿Quieres hacernos un regalo? ¿Preguntarnos algo?