2 motivos por los que necesitas una nueva página web

Historias doscerebros

Tener un sitio web hace tiempo que dejó de ser una difícil decisión en las empresas. Para realizar ventas, para captar clientes potenciales (leads), para informar sobre sus productos y servicios, o al menos para tener presencia y una forma de contacto.

Según la encuesta del INE el 30,21% de las empresas de menos de 10 empleados tienen página web; en el caso de las empresas con más de 10 empleados, el porcentaje sube a casi el 80%.

Ahora, párate a pensar: Tienes una marca y ofreces un producto o servicio, contratas a un estudio de diseño web o agencia (digital o no, aquí hay de todo) para diseñar y desarrollar tu página web. En un abrir y cerrar de ojos, pasan 4 años y te das cuenta de una cosa: ni tus clientes ni tú habéis utilizado ese sitio web desde que se publicó. 

¿Qué ha pasado? ¿Mereció la pena la inversión de tiempo, esfuerzo y dinero? ¿De verdad tu negocio necesita una web?

Aquí nos encontramos con dos motivos básicos:

1- El punto de partida.
2- El paso del tiempo.

 

Estos son los dos factores que hay que revisar y analizar antes de tomar la decisión correcta y saber si tienes o debes rediseñar tu web.

1- El punto de partida: Objetivos y Necesidades de tu página web.

Este primer motivo te involucra directamente y es la pieza fundamental de todo proyecto, en cualquier ámbito, y en el caso de un sitio web no puede ser menos. Por lo tanto, al pararte a pensar en si tienes que rediseñar tu web, lo primero que tienes que hacer es preguntarse ¿por qué y para qué?, es decir ¿Qué motivos me llevaron a hacerlo? ¿Qué quería conseguir?. Ahora, volviendo al momento presente, nos encontramos con dos escenarios:

– No se definieron los objetivos y necesidades.

Puede que el diseño de la web y su desarrollo se realizara sin un análisis previo, sin establecer objetivos y sin definir correctamente unas necesidades concretas.

En estos casos, lo normal es que el sitio web no sirva para nada más que estar ahí colgada entre las más de 1.700 millones de páginas web. Como mucho, te valdrá para que alguien escriba el nombre de tu empresa en google y, si tienes suerte, aparezca por ahí y entren para ver tu número de teléfono.

En este escenario, la conclusión es sencilla: Necesitas una nueva web desde el minuto 1.

– Se definieron los objetivos y necesidades, pero han cambiado.

La otra opción es que el proyecto se llevara a cabo correctamente. Con las reuniones oportunas para la recopilación de datos y el estudio de necesidades. La comunicación clara y directa entre todos los involucrados para definir los objetivos de forma clara y así realizar todo el diseño y desarrollo de la web con una estrategia concreta y orientada a alcanzar esos objetivos.

En este caso, el sitio web seguramente haya servido de gran ayuda. Pero si tu marca ha crecido en estos años, ha evolucionado o se ha transformado, lo más seguro es que tus objetivos y necesidades también lo hayan hecho, por lo que ahora serán diferentes a las que tenías cuando empezaste.

La conclusión, en este escenario, también es sencilla: Necesitas rediseñar tu página web.

 

2- El paso del tiempo: Evolución de la web.

El segundo motivo es completamente ajeno a todos nosotros. En el paso del tiempo, y este tema daría para escribir mucho sobre él, intervienen factores entre los que destacan los cambios en las tecnologías propias del desarrollo web, la aparición de nuevos dispositivos, la forma de acceder de los usuarios, así como actualizaciones internas en el diseño y la identidad visual de la marca o la definición de nuevos objetivos del negocio.

Por todos estos factores, nuestra página web debe estar siempre en constante observación. Tenemos que analizar los beneficios que nos aporta y los resultados que nos está generando. En este sentido, lo normal es mantener un flujo de actualizaciones frecuentes, con modificaciones y ajustes concretos basados en las métricas del sitio web, en el crecimiento de la marca y, por supuesto, los avances en las herramientas y tecnologías web.

Tenemos que analizar todos estos aspectos y, eventualmente (aquí es donde aparece el ciclo de 4-5 años) valorar si merece la pena continuar con las actualizaciones o repensar el proyecto web para adecuarlo al tiempo actual.

The End

¿Te ha ayudado? Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
doscerebros conversaciones

¿Tienes un proyecto en el que creas de verdad? ¿Alguna idea loca? ¿Quieres hacernos un regalo? ¿Preguntarnos algo?